Skip to Main Content

Hepatoblastoma

Citas

Por favor llámenos para programar una cita.
1-844-324-HOPE (4673)

El hepatoblastoma es un tipo de cáncer extremadamente poco común con células similares a las células hepáticas fetales. Afecta a los niños, generalmente menores de 4 años. Normalmente, alrededor de dos de cada tres niños que tienen estos tumores afrontan un tratamiento exitoso con cirugía y quimioterapia. Las células del tumor hepatoblastoma son difíciles de tratar si se han propagado fuera del hígado.

¿Por qué elegir Sylvester Comprehensive Cancer Center?

Opciones de radioterapia avanzadas, como ViewRay (uno de solo cinco centros en el país) y RapidArc® que ofrece radioterapia de intensidad modulada (intensity modulated radiation therapy, IMRT) externa. Nuestra tecnología avanzada ofrece tratamientos más eficientes y eficaces, tiempos de tratamiento más cortos, precisión exacta en la focalización de los tumores y menos daños al tejido sano circundante.

Más ensayos clínicos de cáncer que cualquier otro hospital del sur de Florida. Si es adecuado para su tipo de cáncer y estadio, nuestros ensayos clínicos le ofrecen las maneras más nuevas de tratar y potencialmente curar su tipo de cáncer.

El único centro de excelencia en el tratamiento del cáncer designado en el sur de Florida. Solo tratamos el cáncer, lo que le brinda los mejores resultados posibles. La probabilidad de sobrevivir al cáncer al menos cinco años después del tratamiento es un 17 % más alta si se trata en un centro dedicado al cáncer que en otros hospitales.

Equipos de atención multidisciplinarios con conocimientos especializados nacionalmente reconocidos. La colaboración salva vidas. Su equipo de atención está conformado por expertos en su tipo exacto de cáncer y en todos los aspectos de este.

¿Alguna pregunta? Estamos aquí para ayudar.

Nuestros especialistas en citas están disponibles para ayudarlo a encontrar lo que necesita. Comuníquese con nosotros hoy mismo.

Tratamientos


El hepatoblastoma tiene una variedad de tratamientos que se pueden usar individualmente o en combinación con otros tratamientos oncológicos para obtener el mejor resultado para su tipo específico de cáncer. Por este motivo, el diagnóstico y estadiaje cuidadosos son muy importantes. Su especialista le explicará sus opciones de tratamiento, cuán exitoso espera que estos tratamientos sean, así como los riesgos y los efectos secundarios de cada opción.

  • Cirugía

    La cirugía se realiza para los tumores primarios que se originan en el hígado y para los tumores secundarios (llamados metastásicos) que se han propagado al hígado desde otro órgano, como colon, pulmones o mamas.

    • Hepatectomía parcial: Esta cirugía se realiza para extirpar parte del hígado. El tejido hepático restante funciona como si estuviese completo y, en la mayoría de los casos, volverá a crecer hasta alcanzar el tamaño del hígado original.

    • Hepatectomía parcial en etapas: Para los tumores grandes o múltiples, esta cirugía se puede realizar en dos etapas. Un equipo multidisciplinario que incluye un cirujano y un radiólogo intervencionista trabaja en conjunto.

    • Trasplante de hígado: Para algunos pacientes que padecen cáncer primario de hígado que se originó en el hígado (y está confinado al hígado), el cirujano puede recomendar extirpar todo el hígado y reemplazarlo con el hígado sano de un donante.

  •  

  • Ablación

    Cuando la cirugía podría ser demasiado riesgosa, la ablación utiliza diferentes técnicas para destruir el tejido hepático anormal, incluidas las siguientes:

    • Ablación por radiofrecuencia: Ondas de radio de alta energía calientan el tumor y destruyen las células cancerosas.

    • Ablación por etanol (alcohol): Se inyecta alcohol concentrado en el tumor para destruir las células cancerosas. También se conoce como inyección percutánea de etanol (percutaneous ethanol injection, PEI). Se inyecta alcohol concentrado en el tumor para destruir las células cancerosas.

    • Ablación por microondas: Las microondas se aplican directamente al tumor, lo que produce calor que daña/destruye las células cancerosas o hace que sean más receptivas a la radiación o el tratamiento médico.

    • Crioablación: Congela y destruye las células cancerosas mediante guía ultrasónica.

  •  

  • Embolización

    La embolización es una opción para algunos pacientes que padecen tumores grandes que no se pueden extirpar mediante cirugía ni ablación. A través de la embolización se busca obstruir o reducir el flujo sanguíneo a las células cancerosas en el hígado.

    • Quimioembolización: Administra medicamentos quimioterapéuticos concentrados al tumor, junto con un agente obstructor de vasos sanguíneos, que privan al tumor de su suministro sanguíneo.

    • Radioembolización: Es similar a la quimioembolización, pero se utiliza radiación en lugar de medicamentos.

    • Embolización de la vena porta: Con frecuencia se utiliza para los candidatos a la resección hepática que están al límite. Se obstruye el suministro sanguíneo en un lado del tumor, lo que permite que el otro lado crezca hasta alcanzar un tamaño totalmente funcional para la cirugía.

  •  

  • Radioterapia

    Las herramientas tecnológicas avanzadas disponibles para usted incluyen RapidArc®, una tecnología de haz externo (que se aplica a través de una máquina fuera del cuerpo) que proporciona radioterapia de intensidad modulada (IMRT). La IMRT acorta los tiempos de tratamiento a entre la mitad y una octava parte en comparación con la radioterapia convencional, lo que permite una mejor focalización del tumor y provoca menos daños al tejido sano circundante.

  • Quimioterapia (tratamiento sistémico médico)

    La quimioterapia se puede administrar por vía intravenosa (aguja para infusión) o en forma de píldora y generalmente es una combinación de medicamentos oncológicos. La quimioterapia a veces también se administra a los pacientes quirúrgicos después del procedimiento para eliminar las células cancerosas remanentes y reducir las probabilidades de recurrencia.

    • Si usted requiere quimioterapia por infusión, puede recibirla en la unidad de tratamientos intensivos (comprehensive treatment unit, CTU) en el centro principal de Sylvester en Miami. Es una unidad de 12,000 pies cuadrados que incluye 33 sillones reclinables y 11 habitaciones privadas. También puede recibir sus tratamientos de infusión en los centros de Kendall, Plantation, Hollywood, Coral Springs o Deerfield Beach.
  •  

  • Terapia dirigida

    Estos tratamientos están diseñados para atacar los cambios moleculares que hacen que las células cancerosas crezcan y se diseminen. Algunos de estos medicamentos se administran junto con otros medicamentos para quimioterapia, mientras que otros se utilizan individualmente. El propósito es detener el crecimiento del cáncer. También se puede usar para ayudar a que la quimioterapia ingrese al tumor y sea más eficaz.


Pruebas


La determinación de las opciones de tratamiento y las mejores posibilidades de recuperación depende del estadio del cáncer, es decir, si el cáncer está confinado al hígado o se ha propagado. Las opciones también se basan en la recurrencia/reaparición del cáncer, y en su salud general. Además de un examen físico y la historia clínica completa y meticulosa del paciente, los procedimientos para diagnosticar el cáncer de hígado pueden incluir los siguientes:

  • Prueba sérica de marcadores tumorales

    Este análisis de sangre evalúa y mide la cantidad de determinadas sustancias liberadas en la sangre, como la alfafetoproteína (AFP). Los niveles elevados de esta proteína podrían ser una señal de cáncer de hígado o de afecciones no cancerosas. En algunos casos, el nivel de la AFP es normal a pesar de la existencia del cáncer de hígado.

  • Exámenes de la función hepática

    También denominados exámenes de enzimas hepáticas, este grupo de análisis de sangre detecta la inflamación y los daños al hígado. También pueden evaluar qué tan bien está funcionando el hígado.

  • Exploración por TC (CAT) del abdomen

    En esta exploración se utiliza un colorante que se inyecta en una vena o se traga. Se toman imágenes detalladas desde varios ángulos en el interior del abdomen. El colorante hace que los órganos o tejidos se vean con más claridad.

  • Exploración PET (tomografía de emisión de positrones)

    A través de este procedimiento se identifican las células de tumores que son malignos en el cuerpo, a partir de una pequeña cantidad de glucosa radioactiva (azúcar) que se inyecta en una vena. Las células de estos tumores se ven más brillantes en una imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células sanas.

  • MRI (imágenes por resonancia magnética)

    Las imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) utilizan una combinación de un imán y ondas de radio, además de una computadora, para crear una serie de imágenes detalladas del hígado. Se inyecta colorante en una vena para obtener imágenes detalladas de los vasos sanguíneos en el hígado y alrededor de este.

  • Examen por ultrasonido

    Este procedimiento utiliza ondas sonoras de alta energía, también llamadas ultrasonido, que rebotan en los órganos y tejidos internos para crear una imagen de los tejidos del cuerpo.

  • Biopsia

    Muchas veces, se extirpa quirúrgicamente una muestra de células sospechosas para observarlas bajo un microscopio. La aspiración con aguja fina, la biopsia con aguja gruesa o la laparoscopia (un procedimiento mínimamente invasivo) ayudan a extirpar el tejido.

Seguros aceptados

Nota: A continuación, se enumeran los planes de salud que actualmente tienen contrato con UHealth. Sin embargo, consulte al proveedor de seguros para verificar que UHealth sea parte de la red de proveedores.